jueves, mayo 26

cuando queda el marrón

Los últimos rayos de sol iban desvaneciendo entre las ramas de los árboles, y lo que a sus ojos llegaba no eran mas que sombras de la luz que se entremezclaba con las hojas. Vestía un precioso vestido blanco que le cubría hasta los pies y resaltaba el tono de su piel. De sus ojos recuerdo que el color variaba según su estado de ánimo; cuando sonreía y contemplaba la vida desde la azotea de la felicidad, eran de un verde tan intenso que a veces miraba tras ellos y me imaginaba tumbado en un prado inspirando la suave brisa de la montaña, cuando estaba enfadada o preocupada por algo, sus ojos eran azules y las pupila apenas se podían diferenciar, pero el azul que adoptaba era aquel de un mar revuelto que azota las orillas con las olas, cuando no encontraba fuerzas para seguir o su alma estaba entristecida, eran marrones, un marrón apagado y mate sin ganas de brillar. En aquel momento, a pesar de estar inerte sobra una cama, sus ojos eran verdes. En su interior, ella seguía luchando por conservar los pocos rayos de luz que hasta su lado del sendero llegaban. El verde en su mirada seguía vivo, pero no tanto su corazón. La vida y la muerte, separados por un si y un no, un paso adelante o uno hacia atrás, una decisión que era necesaria tomar antes de que el sol, ese astro al que todos hemos querido llegar, desapareciera por completo y las sombras de las hojas que habían a sus pies lo hicieran también. La observé unos instantes esperando encontrar la decisión que había tomado en sus ojos, pero seguían del mismo color. Dentro, ella avanzaba hacia delante siguiendo las sombras sin darse cuenta de que aquello la acercaba al lugar de las sombras eternas y donde lo único que habita es la oscuridad. Entonces se paró, e intentó olvidar la seducción de las sombras. De repente, vi que sus ojos eran azules, y sin querer me transporté muy lejos de aquella habitación y de aquellas cuatro paredes; las últimas que ella vería. Intenté despertarla a gritos, besarla para que recordase el aroma de nuestros besos, le susurré al oído que si ella se iba yo también... Lo intenté todo, pero no conseguí despertarla. Mientras, ella intentaba retroceder pero no había luz suficiente para alumbrar el camino y tropezó. Las sombras dejaron de persuadirla porque sencillamente dejaron de existir. La oscuridad había inundado el lugar.


Sin embargo, en la habitación, la única huella que dejó fue la de sus ojos marrones...


Pd: Esta foto pertenece al blog de http://juangphotography.wordpress.com/, me encargó que hiciera un texto que tuviera que ver con la fotografía, y este ha sido el resultado. Espero que os guste (pasaros por su blog si quereís ver fotografías buenas, os aseguro que no tiene ningún desperdicio).

19 comentarios:

  1. bueno, la verdad que ya lo había leído en el blog de Juan esta tarde y me ha gustado mucho, aunque no entiendo como le pueden cambiar los ojos a las personas segun su estado de ánimo jajajaja
    tus textos son cada vez mejores.
    Besos fea ;)

    ResponderEliminar
  2. Guau, pues vaya textazo que has hecho. Me ha gustado mucho esa última frase, puede llegar a significar mucho aunque no lo parezca :)

    ResponderEliminar
  3. Mencantó y me pasaré por ese blog, me gusta la fotografia desde que nací!
    besosss y cuidateee, escribes muy bien!

    ResponderEliminar
  4. cute blog
    http://mrsjuliajulia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  5. Hola cariño! :)
    Me ha parecido que el texto iba perfectisimamente con la fotografía! es mas, pen´se, esta ha buscado a proposito la foto apra que vaya bien :)
    jajaj me ha encantado leerlo!! y ademas con el final ese de que solo quedaron los ojos... muy bueno, si señor! todo hay que decirlo!! ^^
    En fin, genialisima como siempre! ,D uun beso enorme cariñoo!! :)

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado! felicidades. Has inventado una historia para una imagen haciendo que por una vez la imagen por sí sola no valga más que mil palabras.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Me encaaaaaanto, sin dudas a tu amiga tambien le ah gustado mucho.
    Muy lindo el blog, te sigo (:

    ResponderEliminar
  8. Que buen texto de verdad y encaja a la perfección con la fotografia, me encanto...
    Y entonces ella murio?

    *Besos

    ResponderEliminar
  9. Esta muy chulo el texto, me ha gustado mucho, me dijo juan que lo leyera. Me encantan todos tus textos, escribes muy bien, eso ya te lo he dicho muchas veces. :D

    ResponderEliminar
  10. Maldita Marlene...

    Esto que estás leyendo es un trueno.

    A ver si lo pillas.

    PD: Aunque no quiera admitirlo; buen texto.

    PD2: Maldita.

    ResponderEliminar
  11. Hola :)
    Maravillosa entrada :):)
    Me he quedado sin palabras. Cada día me gusta más tu espacio :)

    Gracias por pasar por mi blog.
    Buen día.
    Un beso,
    Lily.

    ResponderEliminar
  12. Ya te comenta hasta Adam xD increible
    Pero bueno en algún comentario a caido algo para mi :__)

    GATOS AQUÍ ----> http://juangphotography.wordpress.com/

    ResponderEliminar
  13. Siempre he pensando que los ojos son la puerta del alma y hablar de nuestro interior... un beso cielo *-*

    ResponderEliminar
  14. Me gusta mucho como escribes, tus textos son preciosos.
    Te sigo, un besito de: www.fucktherulesagain.blogspot.com

    ResponderEliminar
  15. Hola 

    Vengo a decirte que he mudado el blog de El rincón de los sueños perdidos a El desván de los sueños.
    Si ya has leído este mensaje, ignóralo  Siento ser repetitiva pero hay mucha gente que aún no ha recibido las noticias y me está escribiendo emails preocupada, por lo tanto, hago otra ronda de mensajes.

    La nueva dirección es:
    http://eldesvandelosuenos.blogspot.com


    No hace falta que os hagáis seguidores de nuevo, ya estáis siguiendo el blog. Pero si queréis que nuestras novedades os lleguen, tenéis dos opciones:

    1. Suscribiros al feed del blog (en la barra lateral)

    2. Modificar la dirección de nuestro blog en la lista de lectura.
    Entra aquí http://eldesvandelosuenos.blogspot.com/2011/06/sobre-la-migracion-del-blog.html para enterarte de cómo hacerlo.

    Muchas gracias por tu atención.
    Disculpas (mil) de nuevo.

    Un besito.

    ResponderEliminar
  16. Neat artistic photo with the use of light and shadow.

    Dr. Russ Murray, BC, Canada

    ResponderEliminar